“Carlota es feliz” de Guillermo Caballero

El cuento es un viaje hacia un mundo maravilloso, para después, al final, devolverlo a la realidad de la manera más reconfortante.

Bruno Bettelheim

El papel de los cuentos en educación es fundamental en el aula para trabajar contenidos transversales y preparar a los más pequeños para la vida, favoreciendo su imaginación, enseñándoles a pensar y a actuar de manera más madura. Por eso es fundamental la elección que de ellos hagamos los profesionales y adaptarlos a lo que queramos trabajar en el aula.

 

Pero existen cuentos que tienen un valor adicional, porque están dirigidos a trabajar una serie de situaciones y valores concretos, consiguiendo que sea la propia historia la que nos vaya marcando la línea que debemos de seguir y ayudándonos a actuar en aquellas situaciones concretas que nos vamos a encontrar, favoreciendo a nuestros alumnos la adquisición de actitudes y, especialmente, facilitando la comprensión de la realidad en la que están inmersos.

Esto es lo que encontramos “Carlota es feliz”, una serie de cuentos ilustrados que hablan sobre el divorcio y la separación con niños pequeños. Ahora, que he tenido la suerte de poder disfrutar de ellos, aún tengo más claro las posibilidades que nos ofrece a los profesionales para trabajar en el aula, pues más allá de las nuevas estructuras familiares, trabaja momentos como el nacimiento de un nuevo hermanito, la adopción, el cuidado por los animales, la amistad…

 

Su autor, Guillermo Caballero, no ha dejado nada a la improvisación y ha sabido estructurar las historias plasmando momentos y situaciones que pueden producirse.  Actualmente, Carlota es feliz, está compuesto de tres cuentos con doble historia, uno para la madre y otro para el padre, y en cada una de ellas nos invita a formar parte de la vida de una pequeña con mucha suerte, pues el principal objetivo de su familia es que ella sea enormemente feliz:

 

Una tarde fantástica con papá y Un sábado en el campo con mamá

 

 

Carlota es Feliz 2

 

Cuando se produce la separación de una pareja los hijos pasan por una serie de etapas que las familias deben de saber reconocer y, lo más importante, gestionar. Negación, aislamiento, culpa… la obligación de los padres es facilitar el proceso y normalizar la situación para que los hijos puedan seguir disfrutando de experiencias y sientan que puede contar con ambos para vivirlas.
Aparecen situaciones familiares habituales: recogida en el colegio, fin de semana, realización de las tareas escolares… En el primer libro de la serie, los padres de la protagonista se han preocupado de que, aunque ellos acaben de separarse, Carlota pueda disfrutar de sus actividades diarias sin perder el interés. Cuidan que la vulnerabilidad que pudiera aparecer en la pequeña, no se produzca y generan situaciones tanto de actividades comunes, que le hagan sentir que están a su lado, como respetando el espacio para momentos de juego con los amigos.
Añade además temas tan fundamentales como asumir responsabilidades por parte de nuestros hijos en las tareas domésticas… ¡todo un acierto!

 

Navidad con papá y Noche de Reyes con mamá

 

 

Carlota es Feliz 3

 

El reparto de las vacaciones es otro momento difícil para los más pequeños por lo que es importante hacerles sentir que, aunque están separados, la mayor prioridad es que ella pueda disfrutar de ambos.
Además el autor ha tenido en cuenta también el momento en el que, en fechas señaladas, los pequeños pueden añorar el que su familia esté unida y eche de menos a uno de ellos. Con una sensibilidad especial, ha sabido reflejar la importancia que tiene el que las relaciones de la pareja sean fluidas para poder ayudar a su hija en esos momentos de nostalgia.

 

 Crece la familia y La familia cambia

 

Carlota es Feliz 1
El último libro nos abre la puerta de otra etapa en la vida de esta preciosa familia que, poco a poco, ha ido rehaciendo su vida y construyendo nuevas historias dentro del álbum familiar.
Nuevas parejas y el nacimiento de un hermanito puede hacer tambalear la seguridad de los más pequeños que, aunque ya se han hecho a la idea de que sus padres vivan separados, deben enfrentarse a una etapa en la que se suman nuevos protagonistas que invaden su espacio. Esto puede generar sensaciones de abandono y miedo al sentir que deben de repartir el cariño de sus padres entre aquellos desconocidos.

 

Cuando nos enfrentamos cada día a nuestros alumnos necesitamos recursos que nos ayuden a actuar, especialmente en vivencias que marcan una parte importante en el desarrollo emocional de los pequeños. Cuidar de que ellos reciban la información adecuada y de la manera más correcta para conseguir que sumen sonrisas a sus vidas.
Bruno Bettelheim decía que los cuentos de hadas son fundamentales en infantil, pues tienen una función liberadora y formativa, dotando de apoyo emocional a los más pequeños y formando su mentalidad. Por supuesto no podían faltar en este cuento que sin duda tendrá siempre un feliz final.

 

Las estrellas centellean en el cielo como si fueran luces de feria. Carlota sueña que está en el bosque con las hadas del cuento jugando a ir de árbol en árbol volando sin parar. Las hadas le desean a Carlota dulces sueños.

Carlota es feliz

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>