Mi lista de tareas pendientes… a examen

Hacía mucho que no me paraba a revisar la agenda para ver todo aquello que me queda por hacer… esas horas para pensar, los ratos de paseo, las llamadas a viejos amigos, los perdones que se quedaron a medias… esos pequeños gestos que vamos dejando día tras día y que son comidos y retorcidos por la rutina, por la prioridades mal priorizadas, por las novedades, por lo espontáneo, por la dejadez…

 

Y cuando me paro a pensar en todo lo que he ido dejando a medias, aun cuando cada día resonaban en mi cabeza, me da por recoger todo aquello que voy coleccionando, como intentando quitarme de en medio montones de recuerdos que se van acumulando y que no me dejan fluir… que entorpecen, que me bloquean…

 

Tengo gente por conocer y charlas contenidas, me debo algunas carcajadas para las que no encontré el espacio y muchas explicaciones… libros que leer, historias que contar, ciclos que cerrar, cosas que enseñar, muchas que aprender, viajes por hacer, paseos que realizar, chistes que criticar…

 

Agotador…

 

Mi nota es un 2,5 y estoy siendo generosa… le decía…

Aún te queda septiembre… el fantástico mes de las recuperaciones…

 

Es la vuelta a empezar, con las energías renovadas, las lecciones aprendidas y muchas promesas realizadas mientras peleas con la arena (que se mezcla con la crema para torturar tu idílico momento de anuncio)… todavía me queda el verano…

 

Soy muy autoexigente, quizás esto me hace serlo con los que me rodean y un suspenso este año es la recompensa a muchas cosas sin hacer… ¿o el castigo? (horrible palabra)… da igual, al final me toca volver a sacar los apuntes y el manual de una vida que a veces no sé gestionar, con todas esas emociones que voy desbordando de manera descontrolada y que hacen de mí lo que soy… esa definición imperfecta de palabros que no se han inventado.

 

A mí, que no me gusta evaluar ni que me digan que no es posible, que me muevo por impulsos, que me enciende lo que me queda por venir, que me motivan los olores diferentes, que me hacen feliz las casualidades, que me sorprenden los mimos… yo, que confío en que hay personas que llegan para quedarse y otras son una simple oportunidad de aprender, que no me gusta hacer planes, que me vale con una “vale”

Un 2,5… ¿Fracaso?… dejémoslo en una posible oportunidad para reinventarse…

 

Un 2,5… ¿Quién da más?

 

“Nadie dijo que fuera fácil”

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>