Un mundo de pazguatos

Podía haber utilizado cualquier otro sinónimo para intentar contar, con las palabras más adecuadas, lo que siento (y sentimos muchos) cada día al enfrentarme al mundo que estamos construyendo. Un mundo lleno de pazguatos bien posicionados porque simplemente damos a compartir.

Hay distintas palabras a utilizar, elige la que quieras y reflexiona. Puedes dar uso a aquellas universales y que todo el mundo entiende: estúpido, pasmado, ceporro, bobalicón, zoquete, zopenco, torpe, tonto, necio, rudo e incluso gili… o puedes suavizar el tono con otras menos conocidas: babieca, gaznápiro, pazguato, adoquín. En función de lo suave que quieras ser.
Mi título original era “Un mundo de idiotas”, porque estaba segura de que la curiosidad habría causado más sensación, pero en un segundo me ha entrado la responsabilidad que tiene un maestro al educar y he creído que qué mejor que utilizar otro sinónimo que pareciera mucho más elegante, aunque el fin siga siendo el mismo.
Vivimos en un mundo de idiotas y me sumo, no me escondo, caigo en la redes de convertirme en uno de ellos cada día, mientras veo la tele, cuando sigo a determinados tipos a través de las redes sociales e incluso cuando admiro el trabajo simple de los que creen escalar en el mundo del reconocimiento. Caigo y me uno, y hasta termino creyendo que esas personas son destacadas y que tienen algo que enseñarme. No dudo que algo aprenderé, pero tampoco dudo que, mientras les sigo, me pierdo en el camino pequeñas personas que hacen grandes cosas.

 

Las redes sociales se han convertido sin duda en la base para comunicar y llegar a más gente, el problema es que estamos atrapados por lo simple, y voy a mojarme aun a riesgo de terminar abucheada:

Si subo una imagen en la playa con una cerveza, tendré 20 me gustas y algunos comentarios, en YouTube se estila más ver videos de chicas maquillándose o hablando de los productos terminados… 1,2 y 3… por capítulos ya que es un tema de interés nacional, en la radio que la Pantoja ha engordado. Con este panorama dan ganas de sentarse frente al ordenador y contar mientras te maquillas que el mundo necesita un cambio. Debemos acabar con este vicio por lo simple.
Soy consciente de que es algo que necesitamos, huir de lo serio para relativizar, pero cuando hacemos esto de manera continuada (y lo convertimos en la base de nuestra vida) estamos perdiendo medios para conocer o trasmitir temas que sí deberían de tener trascendencia. No leemos, vemos; no escuchamos, pero compartimos; no nos implicamos, pero seguimos… esto comienza a no tener sentido.
Las redes sociales y algunos medios de comunicación están colapsados por lo simple y ya no queda espacio para el resto. Siento comunicaros que si no habéis sido capaces de cambiaros de modelito cada media hora para hacerte una foto y animar al resto a vestirse como tú, capaces de maquillaros ante el ordenador o de presentarte a un concurso, poco más tienes que hacer. No insistas y simplemente da “a me gusta”, a retuitear y haz algún comentario para no sentirte diferente.
Recientemente me encuentro intentando que un evento solidario salga adelante, un amigo me comentaba que lo estaba convirtiendo en mi reto y me hizo reflexionar. Efectivamente, en algún punto me he perdido y lo he convertido en una lucha diaria… el llegar a la gente, de distintas formas, con foto, con videos, con mensajes diarios… me sumo al mundo de la imagen para llegar a alcanzar el interés de las personas.
Y en esta lucha me he puesto en contacto con personas posicionadas en las redes sociales, con actores, cantantes, escritores y hasta con colegas de mi mis profesión que han conseguido captar la atención de las masas… La respuesta de este sector, que tiene la posibilidad de “llegar”, ha sido nula. No es que no hayan apoyado, es que directamente no han dado respuesta… Entonces pienso en todas las personas que damos a “me gusta” a la idioteces que suben, a las frases sin sentido que nos sueltan cada día, a las fotos desayunando que no me interesan para nada… y pienso en nuestro mundo de idiotas, de memos, de alelados, bobalicones y simples, de tarados y babiecas, de zoquetes, de torpes y tontos…
Me enfrento cada día a mi grupo de alumnos y pienso en aquello que les estamos dejando, un mundo de prioridades al revés, de intereses de baja calidad, del valor por lo simple, del mínimo esfuerzo y de la flor en el culo… Entonces me pregunto si debo enseñarles a ser creativos y valorar el esfuerzo o las estrategias para destacar sin tener estudios, a que cuando triunfen por su trabajo no olviden subirse a la nubes mirando al resto del mundo desde una perspectiva de color rosa y contarles que es mejor que no se impliquen en los retos de los demás preocupándose sólo de destacar y engañar a las personas que confían en su criterio.
¿Qué hago? ¿Enseño las técnicas para tener más seguidores (y que esto les suponga dormir tranquilos) o el valor de la empatía, las emociones y el dar respuesta a través de sus profesiones a las necesidades de un mundo destruido emocionalmente?
Ahora revisa tu twitter o Facebook, los canales de YouTube o los blogs marcados en favoritos y reflexiona sobre aquello que nos cuentan…
… es probable que sin esa información no hubieras podido sobrevivir.

 

 

Sólo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana.
Y no estoy tan seguro de la primera.
Albert Einstein

2 Comments

  • maribel dice:

    !! Que razon tienes !! Pero sigue adelante, posiblemente sea porque, en el fondo les hubieran gustado hacerlo ellos y cuesta asumir la falta de imaginacion, implicacion o … para hacerlo.

    • Gemma Pérez dice:

      ¡Qué ilusión! Gracias por el esfuerzo en mandarme este mensajito de ánimo, que sé lo que te cuesta. Pues vas a llevar razón… de todas formas ya sabes como soy… cabezona… ¡saldrá bien porque estoy rodeada de gente maravillosa, pequeñas personas que hacen grandes cosas!

      ¡SEGUIMOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>