No me digas cuándo leer… 10 derechos del lector


La lectura debería de ser algo placentero, ese momento en el que nos dejamos llevar por páginas que nos permiten soñar, evadirnos de la realidad, convertirnos en personajes fantásticos, en protagonistas de aventuras… Desaparecemos, aprendemos, nos convertimos y nos ayuda a reflexionar. Debería de ser algo mágico… permitirnos huir.
El problema son las normas no escritas que vamos imponiendo para hábitos que son personales e intransferibles. 
Yo decido qué, cómo y cuándo.
Esta debería de ser la máxima de cualquier maestro ante el momento de la lectura. Hablamos de respeto y les enseñamos qué es y en qué momentos es importante, pero no predicamos con el ejemplo cuando presionamos para que lean seleccionando libros que les metemos con calzador.
Estoy segura de que muchos maestros están de acuerdo conmigo cuando nos vemos obligados a sacar el libro de lectura de la editorial. Inevitablemente esa lectura no estará adaptada ni al ritmo ni mucho menos al gusto de los niños. ¿Os imagináis que cada día viniera alguien con un buen libro de economía y nos pidiera que dedicáramos 15 minutos de nuestro tiempo a leerlo? Eso sí, en voz baja y sin perdernos… 
Entonces le conocí y me cautivó…
“Nuestras razones para leer son tan extrañas como nuestras razones para vivir. Y a nadie se le ha otorgado poder para reclamarnos cuentas sobre esta intimidad.”  Esta es la frase que resume claramente el sentido de la lectura, intima.
Debemos enseñar a leer y debemos enseñar a los niños a seleccionar sus lecturas en función de gustos, porque durante el tiempo que dura un cuento es su imaginación la que debe volar.
Daniel Pennac es un escritor francés cuya obra más conocida es “Como una novela”. Pennac que además de escritor es profesor de literatura en un instituto, se plantea con este libro que los adolescente pierdan el miedo por la lectura y que ese momento sea algo elegido libremente en la forma y en fondo,  desde cómo leer hasta qué leer.
La parte más conocida son los derechos del lector, un decálogo que nada más conocer debería de formar parte de todas las bibliotecas y parte imprescindible de la metodología de un maestro.
  1. El derecho a no leer: Esos momentos en los que necesitamos un descanso para dedicarnos a otras actividades.
  2. El derecho a saltarse páginas: Poder decidir qué partes saltarnos sabiendo que no perderemos el hilo del libro sin que nadie nos juzgue.
  3. El derecho a no terminar un libro: gran derecho, tenemos poco tiempo y mucho que leer. Si no hay conexión con un libro, déjalo. Cuando nos enfrentamos a una historia debemos hacerla parte de nosotros, que por unas horas seamos los protagonistas.
  4. El derecho a releer: Es importante que trabajemos esto en el colegio. Que nos le importe volver a leer párrafos que no han entendido o para los que nos estaban concentrados.
  5. Derecho a leer cualquier cosa: El poder de decidir en qué invertimos nuestros momentos de lectura. ¿Quién decide lo bueno o lo malo?
  6. El derecho a leer lo que me gusta: La lectura es algo muy personal que siempre debe estar a criterio del lector, da igual la estatura del mismo.
  7. El derecho a leer en cualquier parte: tumbado, sentado, en la cama, en el sillón, en la calle…
  8. El derecho a picotear: Decidir qué aventura queremos vivir ese día.
  9. El derecho a leer en voz alta: “quien lee de viva voz… sí lee de verdad… si su lectura es un acto de simpatía con el auditorio tanto como con el texto y su autor, si logra que se oiga la necesidad de escribir y despierta nuestra más oscura necesidad de comprender, entonces los libros se abren de par en par y, la muchedumbre de aquellos que se creían excluidos de la lectura, se precipitan en ella tras él.”
  10. El derecho a callarnos: “Nuestras razones para leer son tan extrañas como nuestras razones para vivir. Y a nadie se le ha otorgado poder para reclamarnos cuentas sobre esta intimidad.”
Coge un libro, elige un lugar y huye…    
Derechos del Lector Novaschool

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>