Pinceladas de mi mundo…

“Vivir es todo un arte, saber disfrutar de las pequeñas cosas que nos rodean, ser capaz de dar el valor a los momentos únicos que nos regala la rutina… Me reservo este espacio para crear, reflexionar, para esconderme y pensar al finalizar el día.

Déjame que te cuente…”

Este fue el primer párrafo que escribí en un espacio que no sabía que terminaría siendo parte irremediable de mi vida. Me encontré asumiendo nuevas responsabilidades, adaptándome a cambios personales… y en algún momento debí de decidir que necesitaría un escondite en el que expresarme sin pasar el corrector.
Desde entonces he intentado crecer, mejorar, aprender, he asumido errores en los que estoy segura volveré a caer, conocido diferentes formas de mí misma, ampliado el número de personas importantes para mí, soñado, viajado a través de las historias que me cuentan otros, he peleado, he dormido poco, llorado y reído hasta dolerme la barriga, me he engañado y retomado algunos momentos de sinceridad… he cambiado.
Y con este cambio he arrastrado a lo que en un inicio era mi espejo y el de mi trabajo, he maquillado el continente para que cada una de las palabras que en él se escriban se sientan como en casa.

foto estrenoSoy yo, en cada color, en cada detalle… lo que siento, lo que pienso, lo que deseo está en cada letra, en cada forma de este nuevo espacio que libero.

A veces el miedo nos frena a lanzarnos al cambio, nos quedamos inertes, como estatuas viviendo los días, la rutina… pero tengo la suerte de rodearme de energía en estado puro, de esos pequeños seres que te muestran un mundo que hubo un tiempo también compartiste (y que por la búsqueda de la madurez quizás olvidamos en el armario de los juguetes). Sacan de mí lo mejor, aquello que hace que me enamore de la persona en la que me convierten cuando los tengo frente a mí, preguntando y preguntando los porqué de lo que nos rodea.
Nos cuesta reconocer las emociones, dudamos a la hora de tomar decisiones, confundimos sentimientos y nos arriesgamos a improvisar, todo a la vez en los distintos campos que conforman nuestra vida. Entonces descubrimos que no tenemos un plan y que pasamos por la vida de puntillas y cogiendo con pinzas las experiencias.

Quizás a veces es importante pararse, reflexionar y dedicarnos unos segundos, otros en cambio requieren de la espontaneidad, y muchos del deseo y la pasión…. Combina todos estos estados, déjate llevar por el instinto (que se mueve al ritmo de los latidos del corazón) y sin darte cuenta te sorprenderás descubriendo que aquello… es vivir.

Si estás leyendo esto… bienvenido a mi vida

4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>