Versiones

x447413_20034_1.jpg.pagespeed.ic.VMHKmi2L6tMe preparo reduciendo la incidencia de lo desconocido y también definiendo mis límites. Si me creo un héroe invencible, pago con mi vida. Debo ser respetuoso con el espacio, que ni conquistaré ni dominaré. Pero si camino de forma artística, con poesía, con sentido, como asumiría una obra de teatro o una ópera, entonces puedo inspirar a alguien más

Petit (revista The New Yorker)

A veces la gente espera de nosotros la mejor versión y entonces comenzamos a vivir como en una cuerda de equilibrista, intentando seguir la línea recta sin posibilidad de escoger otras direcciones que nos desvíen de aquello que esperan de nosotros. Y no tenemos muy claro hacia dónde vamos ni lo que quieren, qué les impacta o la parte que resulta necesaria de lo que ellos consideran “lo más” de lo que representamos.

Jugamos a adivinar para conservar aquello que con tanto esfuerzo hemos conseguido y por el camino, ese de equilibrios y adivinanzas, nos perdemos…

Y entonces dejas de reconocerte ante el espejo y cada día se convierte en una complicada búsqueda de las piezas perfectas que encajen, dejas de ser tú para ser lo que otros quieren que seas…

La vida está hecha de versiones, en las historias que nos cuentan, en los momentos que vivimos, en las conversaciones y en nosotros. Terminamos siendo lo mejor para los demás y, sin duda, desaparece lo bueno, lo malo, lo que nos hace únicos… caemos, nos rompemos y cuando queremos volver a levantarnos, ya estamos deformados.

Un coach en estos casos nos diría que sigamos nuestros principios, seamos fieles y vivamos… a mí hoy me falta ese vocabulario tan positivo (aunque seguro que acertado), así que lo traduzco a nivel usuario: a la mierda con lo que los demás quieran…

Hace tiempo que no escribo porque ando en la cuerda, intentado averiguar qué es lo que otros quieren escuchar y, justo en ese momento, dejé de saber hacerlo…

Me he perdido entre tanta opinión y consejo, me he perdido con el deseo de llegar a un público que ni siquiera conozco, estoy entre lo que quieres de mí y lo que yo deseo y en esta batalla no puedo tener las de perder…

Este es el mundo, un escaparate con cien mil filtros que dejan a la luz una mínima parte de lo que somos. Y es tan agotador que a veces hay que despeinarse y mostrarse a los demás recién levantado… cuando acabes de lucirte en pijama ante un público expectante por verte con peineta… quedarán a tu lado aquellos que realmente te quieren y admiran, en todas tus versiones, con todos tus disfraces y sin ellos… no esperarán lo mejor, porque el hecho de que existas será suficiente.

Lo malo de romperte es que nunca vuelves a ser la misma persona… ya sabes, versiones… quizás es el momento de reinventarse…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>