¿POR QUÉ UN DÍA DEJAMOS DE DIBUJAR?… por Guillermo Caballero

Puño, es un reconocido ilustrador de talla internacional que en su conferencia Ilustrador MAD 2011  se preguntaba por qué en algún momento, al ir haciéndonos adultos, la mayoría de la gente abandona el dibujo.

Muchos, de los que no hemos soltado nunca el lápiz, nos hacemos la misma pregunta. Cada uno, imagino, tendrá su opinión. Yo descargo la responsabilidad en el diseño consciente y meditado de un sistema educativo diseñado para fabricar mentes grises no contestatarias y al servicio de un sistema suicida de consumo sin pausa.

 

La única creatividad que se busca y fomenta, desde los estamentos redactores de los planes de estudio, parece ser la “creatividad financiera”. Esto es, el “arte” de representar partidas económicas contables de forma que el beneficio final se ajuste a lo que deseamos, y no a la realidad…Es decir, ver brotes verdes donde solo hay tierra yerma y estéril.

¿Cuántas empresas presentan su balance anual con desorbitados beneficios para alegría de sus accionistas y se declaran en concurso de acreedores al año siguiente? ¡Esto es verdadera creatividad contable!
La oferta formativa en el mundo contable es infinita; cuando se acercan las fechas de matriculación académica abres un periódico de páginas sepia y la oferta de escuelas de negocios y universidades públicas, privadas y religiosas para la formación de ejércitos de “Chicago Boys” se duplica…, ¿Y para qué? No solo no supieron predecir la que se nos vino encima sino que ni siquiera nos saben sacar de este atolladero.

A nuestros hijos, en las escuelas, se les aparta del bloc de dibujo y los rotuladores en cuanto aprenden a escribir y a sumar.

La creatividad se alimenta de la observación, del conocimiento, de la curiosidad, de preguntas sin responder o sin respuesta…y se traduce y transmite a través del dibujo, la pintura, la filosofía, la música, la lectura, el cine, el teatro, la fotografía, la escultura…disciplinas en peligro de extinción de nuestro ecosistema educativo. Digo pues, que es un plan premeditado. No me sorprende entonces que estemos en este punto. ¿De no retorno?

Me centro en el dibujo para hablar de este escenario al ser la disciplina que domino, pero es extrapolable a todas esas asignaturas que se van descolgando del currículo de nuestros hijos poco a poco… Es muy habitual pensar que el dibujo es solo un pasatiempo más y que su último fin es el de dibujante de cómics. El dibujo en cualquiera de sus facetas es una de las formas de expresión más antiguas de la humanidad y es un vehículo espontáneo para la expresión de la creatividad y la imaginación. En su máxima expresión, el dibujo acaba siendo tanto una habilidad desarrollada como una forma de ver el mundo. Su aplicación, como bien saben los mejores arquitectos, ingenieros, publicistas, ilustradores, pintores ilustradores, desarrolladores de video juegos, diseñadores industriales, humoristas gráficos, animadores de cine, etc… tiende infinitos puentes al mundo real.
Pero también hay que saber, que al igual que un club de fútbol, en este tipo de colectivos se precisa un equipo potente y a la altura. De nada sirve tener un Messi o un Ronaldo en el campo de juego si el resto de la plantilla no sabe ni atarse los zapatos o no ve más allá de sus propias botas.
La formación ha de ser, pues, colectiva…no puede quedar nadie atrás.

 

Reivindiquemos para nuestros hijos y para un mundo mucho más colorido e imaginativo, el retorno a las aulas de todas esas disciplinas artísticas tan vapuleadas curricularmente…

 

Un adulto creativo es un niño que ha sobrevivido

Ursula K. Le Guin

 

                                                   Guillermo Caballero

                                                   Autor e ilustrador de los cuentos “Carlota es feliz”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>